🎓 Una Cultura a la medida del ser humano

Aprovechar la sacudida producida por el coronavirus para promover una Cultura “más humana, social, artística, con valor económico y ecológico, conectada, justa y diversa”.

Fecha: lunes, 29 de junio de 2020 a las 19:30h

Una cultura a la medida del ser humano

Aprovechar la sacudida producida por el coronavirus para promover una cultura “más humana, social, artística, con valor económico y ecológico, conectada, justa y diversa”. Este es uno de los llamamientos que ha dejado la guionista y exministra de Cultura Ãngeles González Sinde durante su intervención en los Diálogos de Bellesguard

El alegato de González Sinde conectaba con un afán humanizador en tiempos eminentemente tecnológicos, de transformación digital: â€œLa tecnología no puede ser la que domine, como si fuera algo sin cara y ojos”. A su juicio, “debemos poner lo humano por encima de lo tecnológico, que tampoco es algo neutro”. No lo es porque, tras la tecnología, según ha observado, están intereses económicos y empresariales muy concretos. 

La exministra cree que, en el campo de la cultura, es especialmente importante poner de relieve la prevalencia de lo humano, ya que es un sector “más dependiente de lo tecnológico que otros”. 

De hecho, esta era la situación de partida antes de la crisis sanitaria: el sector cultural levantaba cabeza tras una crisis económica que, además, había coincidido con la eclosión de lo digital, lo que obligó a una profunda “reconversión”, ha descrito. 

Ahora, González Sinde aprecia que los profesionales de la cultura afrontan el impacto de la actual crisis “sin ningún tipo de regulación” que les ayude a remontar el vuelo, como sucede en otros ámbitos. La sensación de desprotección aumenta si se tiene en cuenta que gran parte de los profesionales de la cultura “son autónomos o trabajan por obra y servicio”, ha recordado la ponente. 

La exministra ha lamentado la tendencia a la incomunicación entre espacios culturales. Algo que, desde su punto de vista, no pasaba hace treinta años, cuando, por ejemplo, “las películas circulaban por toda Europa y se conocía el nombre de los actores y directores de otros países”. Frente a esta tendencia, España tiene que conectar con su vocación iberoamericana y mediterránea y adoptar una “posición de acogida”. 

Y, en lo que a incomunicación se refiere, irrumpen los casos de xenofobia, que es “una pandemia que se despierta ante cualquier riesgo y amenaza”. 

Volver al origen

El artista y escultor de la Sagrada Familia Etsuro Sotoo ha sido el compañero de coloquio de González Sinde. Este creador japonés ve el coronavirus como una oportunidad de reivindicar lo esencial: â€œAntes del coronavirus, nuestros pies no tocaban la tierra. [...] La humanidad entera va a cambiar, tenemos que aprovechar para crecer”. 

El crecimiento y la creación tienen que ver con la recuperación de lo esencial. “Es el momento, seriamente, de volver al origen”, ha proclamado Sotoo. “Para hacer algo nuevo, hay que regresar al origen. Los jóvenes pueden hacer lo que quieran, pero siempre respetando la cultura”. 

Una cultura a la medida del ser humano